Un hombre casado vuelve a buscar a su amante

Los hombres casados que han decidido alejarse de su amante, en la mayoría de los casos las vuelven a buscar. Y este comportamiento puede resultar doloroso tanto para la esposa como para la amante. Incluso para él mismo en algunos casos si es consciente de sus actos.

Pero ¿qué hay detrás de este vaivén? ¿por qué no se alejan definitivamente de la amante o de la esposa? pues bien vamos a tratar de entender esta conducta en las siguientes líneas.

Falta de decisión

La indecisión es la razón fundamental por la que un hombre no mantiene su postura y vuelve a buscar a su amante. Puede que se haya alejado de ella pero a nivel interno no está 100% convencido.

Entonces a la mínima discusión o problema con la esposa querrá volver a los brazos de su amante. Lamentablemente, esta conducta se suele perpetuar con el paso del tiempo. Y más si ni la esposa ni la amante son capaces de ponerle un alto a esta situación.

Hay que comprender que, en este caso, hay un gran nivel de inmadurez e inseguridad por parte de este hombre y que queda de parte de la amante o de la esposa poner un límite inviolable.

Confusión

Si este hombre está confundido a nivel sentimental entonces esto es lo que lo hace volver a buscar a la amante.

Cuando la relación con esta ha avanzado y no se trata solo de sexo entonces será mucho más difícil que se aleje de ella. Estos hombres no tienen claro qué sienten por la amante y qué sienten por su esposa.

Y esta confusión e inseguridad los mantiene en un entorno de indecisión que los hace alejarse de su relación extra marital para después regresar a ella.

Miedo a que conozca a otro hombre

Este tipo de hombres “no son ni dejan ser”, es decir, no son capaces de dejar a su esposa para comprometerse con su amante y tampoco pueden permitir que su amante se comprometa con otro hombre.

Apenas ven que otro hombre se acerca a su amante y que esta le muestra un poco de interés regresan “para ocupar su lugar”.

Esta es una de las situaciones más penosas, sobre todo para la amante, porque aquí lo que sale a relucir es el ego de este hombre.

No se decide a comprometerse con ella pero tampoco quiere que haga su vida con otro hombre.

Entonces la vuelve a buscar para entorpecer su avance sentimental. Lo cual es una falta de respeto y de consideración para con ella.

Aburrimiento

Muchos hombres, que no saben canalizar sus emociones ni se las participan a sus parejas, se aburren en las relaciones estables.

Entonces buscan fuera de casa la emoción y la adrenalina que les genera llevar una relación extra marital.

En este caso, vuelven a buscar a sus amantes no porque les una un vínculo sentimental sino porque quieren salir de la rutina.

Esta es una de las razones más crueles y peligrosas para la amante ya que esta pudo haberse involucrado sentimentalmente con él, mientras que él solo la busca por aburrimiento.

Y esto se nota ya que son hombres que aparecen cada cierto tiempo, que no se preocupan por su amante y que nunca cumplen nada de lo que ofrecen.

Está enamorado de ella (o cree estarlo)

Las relaciones con las amantes suelen ser increíblemente placenteras.

Después de todo, se ven solo cada cierto tiempo para disfrutar y no hay mayor compromiso, no hay cuentas que pagar, ni mayores responsabilidades.

Entonces esto hace que sus encuentros con ella sean “mágicos” y que los compare con los momentos que pasa con su esposa.

Un hombre maduro y consciente puede darse cuenta de que la magia de estos encuentros radica en la adrenalina de lo prohibido.

Pero un hombre inmaduro emocionalmente pensará que está enamorado de su amante. Y puede que así sea (en el momento)  pero en pocos casos termina siendo un amor real.

Cuando se enfrentan a la cotidianidad con su amante, esta magia se va desvaneciendo. Y allí se dan cuenta de que estaban deslumbrados momentáneamente.

Solo que pocos hombres se dan la oportunidad de dejar por completo a sus esposas por sus amantes para experimentar esto y las mantienen en secreto durante muchos años siguiendo este patrón de conducta.

Venganza contra su esposa

Los hombres que son infieles saben que están actuando mal. Entonces buscan los puntos débiles de sus esposas para sentirse menos culpables y justificar sus actos.

En estos casos, muchos hombres “se vengan” de sus esposas siendo infieles y regresando a los brazos de sus amantes.

Argumentan que ellas no tienen tiempo para ellos, que no son cariñosas, que el sexo ya no es como antes, etc.

Algunos incluso sospechan (puede ser verdad o no) que sus esposas también tienen relaciones extra maritales y en vez de hablarlo con ellas prefieren regresar donde su amante.

Si estás en el rol de amante analiza si este hombre siempre regresa a ti cuando pelea con su esposa o tiene una crisis matrimonial.

De ser así, está buscando vengarse de ella y desahogarse contigo. Si tú estás cómoda con esta situación pues no hay mucho que hacer.

Pero si has desarrollado sentimientos hacia él y esta situación te hace sentir mal, lo mejor será que te niegues cada vez que él te vuelva a buscar.

Cortar por lo sano este tipo de círculos es lo mejor ya que no te traerá nada bueno a futuro.

Ahora ya conoces varias de las razones por las que un hombre casado vuelve a buscar a su amante.

Solo queda de tu parte analizarlas y tomar la mejor decisión para tu vida y tu futuro.

Si necesitas un consejo más personalizado…te invito a nuestra SECCION DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS